Casi no voy…

Aún sentado en el restaurante escribo este post.

Adriana me había dicho desde hace días (léase: semanas) que quería que fuéramos a comer a un lugarcito llamado Stizzoli. Por alguna razón, el nombre no me había llamado la atención y había evitado ir. Hoy sábado finalmente accedí a ir con ella a lo que, según mis espectativas, sería una velada plana y aburrida gastronomicamente hablando.

Al llegar al lugar, a eso de las 5 de la tarde, estaba totalmente vacío. Eso sólo empeoró mis espectativas y me hizo prepararme mentalmente para mala comida, y eso quizás fue lo que hizo que me sorprendiera tanto después.

UPDATE: Para cuando nos fuimos ya había 11 personas aparte de nosotros 2.

El lugar tiene una decoración moderna y sencilla, y con suficiente iluminación como para ver bien pero lo sufucientemente poco como para sentirse acogedor y pequeño (y es que sí lo es).

El menú tenía más elementos de los que uno espera en un restaurante de menos de 20 mesas (error muy común con los restaurantes pequeños de todos lados), pero la descripción de los platos y los ingredientes que figuraban hacían que la velada se viera ya más prometedora.

Pedimos un Antipasto Italiano, que incluía prosciutto di parma (#epicWIN), salami, berenjena (good!), pepperoncini, aceitunas negras (que adoro), y mis 2 quesos favoritos: parmigiano regiano y mozzarella di bufala. La calidad de los ingredientes era muy superior a lo que me esperaba, lo que me hizo ver que este no era un  pequeño y pretencioso restaurante que aparenta en el menú más de lo que es, sino un auténtico lugarcito del buen comer.

Después llegó la hora del plato fuerte: Adri pidió mezzelune a la montanara, que para los que no lo conocen (como yo) es como ravioli pero en forma semicircular rellena de carne y preparada en crema con hongos, guisantes, y jamón.  Le pedí un poquito para probar, y me pareció excelente. La salsa con el punto justo de sal y pimienta, y un poquito de nuez moscada que le daba cuerpo a la misma. Una preparación simple y deliciosa, basada en buenos ingredientes.

Yo pedí una “pizza” Focaccia Stizzoli – básicamente un flatbread con romero, sal de mar, y posciutto. Más simple, imposible. Más rico, imposible. #EnoughSaid

image
Se acabó =(

Después de eso, empecé a escribir esto. Fui pausado por el postre: Tiramisú con Nutella. No es el mejor que he probado , pero sí hay que decir que estaba MUY bueno y que uno no fue suficiente. Estaba tan rico que decidí no pedir café sólo para quedarme con el saborcito en la boca por más tiempo [UPDATE: después de pedirlo más de 10 veces y recibir consistentemente el mismo gran sabor una y otra y otra vez, he concluído que sí es el mejor que he probado].

image
El 1er Tiramisú

Terminó siendo una velada de casi 2 horas que he disfrutado al máximo, tanto que he escrito esto en el restaurante porque no podía esperar a llegar a casa. ¡Y pensar que casi no vengo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s