Hum… Smoking!

Después de (no tanta) insistencia de Adri por ir a visitar Smoke Shack, por fin terminamos yendo anoche. Íbamos principalmente por dos cosas: el pulled pork que a mi tanto me gusta y que tan difícil es conseguir aquí, y el philly cheese steak que era tan altamente recomendado. Además, ¿han visto las fotos en foodspotting?

Nada, llegamos al lugar que, en mi opinión, tiene muy buena ubicación. El área cerrada es pequeña, pero como hay tanta gente que disfruta del calor infernal de nuestras noches panameñas en esta temporada, estaba llena en el área abierta y nosotros ocupábamos, junto con otro grupo de 4 muchachos jóvenes y ruidosos, dos de las 5 o 6 mesas que conforman el área cerrada.

La atención, desde el primer momento, fue excelente. Estaban atentos a lo que pidiéramos y la actitud de los meseros era jovial y super agradable, tanto así que casi no me molestó que me dijeran que no tenían su producto estrella: ribs. Casi.

Después de lo que para mi fue un siglo, llegaron los sandwiches: el philly cheese steak con sweet potato fries de Adri, y el mío de pulled pork con garlic mashed potatoes. El queso que usaron con la carne fue el cabrón éxito. Adri dice que era sharp cheddar, yo digo que era sharp swiss, pero el punto es que era de sabor fuerte y contrastaba excelente con la carne. El mío, el de pulled pork, fue un éxito aún mayor. Absolutamente delicioso, jugoso pero no al punto de ser messy, y con lo que me pareció un poquito de coleslaw abajo, contrastaba excepcionalmente.

Los side dishes, como comenté, eran sweet potato fries y garlic mashed potatoes para Adri y para mi, respectivamente. Los sweet potato fries tenían azúcar en vez de sal. Creo que fue por esto que Adri dejó más de la mitad. Creo que también fue por esto que yo no me los terminé. Siento que con sal hubiesen sido tremendos y me los hubiese comido todos, ya que el azúcar era lo que no me terminaba de gustar. Con el puré con ajo, el caso fue distinto. El punto de sal estaba excelente, y lo único que le hubiera cambiado sería la cantidad de pimienta (porque, si había, era muy poca para mi gusto).

Al final, un fail de proporciones épicas: íbamos a pedir una orden de pulled pork para los dos (más para mi, porque quedé con ganas de más) y me dijeron que la cocina estaba cerrada. A las 10:30 de la noche fue esto. Dijeron que cierran a las 11, pero que la cocina cierra desde las 10. Total y absoluto fail.

Pero bueh, all in all (sí, a pesar de la espera, la falta de ribs, y el cierre temprano de la cocina) fue una excelente velada. Los sabores son reales, del tipo que aquí no se ve mucho, y se nota la dedicación y el trabajo en la creación de las recetas que, si bien no son demasiado complicadas, dejan ver lo que un par de buenos ingredientes y la sazón correcta logran con un plato. Recomendación: VAYAN!

[PENDIENTE: Round 2 para probar los ribs =P ]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s